El estrés afecta a la piel ¿por qué?

Hola

el-estres-afecta-a-la-pielEl estrés afecta a la piel ¿Lo sabías? La piel es un reflejo de nuestro interior. Depende directamente tanto de nuestro estado físico como psicológico. Seguro que has escuchado esa frase de que la cara es el espejo del alma, pero será la piel la que indique cómo estamos por dentro. Si estás estresado o si estás en un momento de calma, el resultado se verá en tu piel.

La psicodermatologia estudia esos fenómenos que suceden en la piel que se relacionan con nuestro estado mental. Quizás has notado como cuando estas con nervios o te encuentras preocupado por algo, aparece una roncha, te da alergias, sequedad o cualquier otro problema similar.




La piel actúa de acuerdo a nuestro estado emocional. Cuando tenemos un disgusto o estamos enfadados o estresados puede ocasionarnos un dolor de barriga o una migraña, la piel reaccionará de manera parecida ante situaciones de estrés.

Si el estrés se alarga, el cuerpo tendrá reacciones a través de ciertos síntomas, como la debilidad, agotamiento  y envejecimiento precoz. A su vez, un padecimiento en nuestra piel también puede provocar estrés. Veamos cómo se produce esta conexión.

El estrés provoca cambios hormonales y puede generar una reacción física en nuestro cuerpo, que es la segregación de cortisol. El cortisol es conocido por ser la hormona del estrés. Frente a ella, el organismo liberará otras hormonas con otros objetivos, como el estrógeno y la testosterona, y su exceso produce tal desequilibrio que nos afectará la piel.

El estrés afecta a la piel ¿Qué alteraciones presenta?

Hagamos un repaso por los efectos más comunes que se dan en nuestra piel por causa del estrés:

Acné

Como ya hemos visto, cuando estamos nerviosos, nuestro cuerpo obtiene abundante cortisol. Este aumento de su nivel normal producirá un exceso de sebo que se combinará con las bacterias dérmicas para producir el acné.

Urticaria:

Son histaminas que produce nuestro cuerpo ante una situación de estrés. Sería como una especie de reacción del cuerpo hacia esa situación concreta. La solución para estos casos es ingerir un antihistamínico para que la urticaria remita y el picor se vaya. Sin embargo, es importante saber identificar esos momentos y atajar el problema que hay detrás, para prevenir el estrés.

Rugosidad, desecación, comezón:

Si presentan estas características, probablemente sea causado por el estrés. Este problema en la piel donde hay comezón o rugosidad puede ser tratado con omega 3 con antioxidantes y una buena hidratación.

Psoriasis y eczemas:

No podríamos decir que el estrés provoca directamente este mal, sin embargo puede haber influencia en su aparición. La ansiedad hará que haya más picor y también que se agrave la inflamación en la piel.

Sudación abundante:

Cuando estamos en esos momentos de adrenalina producto del estrés generado por los estudios o el trabajo, puede conducir a tener hiperhidrosis

Una descarga de adrenalina como la que sufrimos con el estrés puede provocar hiperhidrosis.

Flácidez dérmica:

Esto puede darse por una mala alimentación o por no llevar un adecuado estilo  de vida. Si no dormimos lo necesario, no bebemos suficiente agua o consumimos menos nutrientes y vitaminas de lo que deberíamos, la piel puede volverse flácida y perder su tono.




Deberás hacer algunos cambios importantes en tu estilo de vida. Empieza por dormir un poco más, comer mejor y beber un mínimo de dos litros diarios de agua. Seguro que paulatinamente recuperarás el esplendor de tu piel.

En este sentido, nuestro estado de ánimo también puede afectar a nuestra piel. Es importante tener una autoestima elevada.

Caída de pelo y caspa:

Si vivimos una situación estresando durante un periodo prolongado de tiempo, podemos padecer alopecia areata, que provoca la caída de pelo a parches.

Rosácea:

A veces, se confunde con el acné, pero se trata de un eritema que sale en la zona media del rostro, pómulos, nariz y frente.

También se puede dar el caso de la aparición de caspa por exceso de cebo en nuestro cuero cabelludo.

Eccema deshidrótico:

Hay presencia de ampoyas en las manos y pies, pueden aparecen en los laterales o palmas e incluso en la punta de los dedos.

Se trata de pequeñas ampollas que aparecen en las palmas de las manos, de los pies y las puntas de los dedos. Provocan picor y se irritan con el contacto del agua.

El estrés puede afectar y puede ocasionar diversos problemas en el organismo, incluso también podría dar el herpes bucal debido a que el estrés puede hacer que haya una disminución en las defensas del organismo, por lo que este virus despertará.

 ¿Cómo evitar el estrés para evitar efectos en la piel?

No podemos eliminar el estrés completamente, pero sí que se puede controlar. Tendremos que intervenir sobre algunos factores y hábitos de como-evitar-el-estresnuestro día a día. Aquí te dejamos algunos consejos para reducir su impacto sobre nuestra piel:

Puedes caminar durante treinta minutos, esto ayudará a relajarte. Puedes hacerlo con un amig@ o también solo. Hazlo por lugares tranquilos, que aporten a tu tranquilidad. Estos lugares puede ser un parque, la playa.

Debes aprender a respirar bien. Debes oxigenarte profundamente,  así los músculos se relajarán y destensarán. Es una buena práctica para reducir el estrés.

Cuando llegues a casa, luego de tus actividades diarias, desmaquíllate. Adhiere una buena crema limpiadora a tu piel y déjalo que respire toda la noche.

Al menos una vez a la semana, exfolia la piel de tu cara con suaves masajes circulares. Conseguirás liberar toxinas y eliminar todo tipo de células muertas. También lograrás una mejor oxigenación.

Es importante cumplir con tus horas de descanso,  al momento de dormir, esto sin duda que tendrá efecto en tu piel. Puedes apoyarte también con cremas que ayuden a mejorar tu piel, estas cremas por lo general tienen nutrientes y son buenos hidratantes que ayudarán a que tu cutis este mucho mejor.

Desconecta y elimina el estrés antes de ir a dormir. Seguro que encuentras una práctica con la que conseguirás hacerlo antes de meterte en la cama. Podrás eliminar todas las tensiones del día. Te ayudará a conciliar el sueño y descansarás de verdad, eso tendrá buenos efectos para tu salud y tu piel se regenerará.

Mantén una dieta saludable. Es muy recomendable llevar una nutrición equilibrada, sin muchas grasas saturadas y con gran variedad de vegetales y fruta. No abuses de la sal ni del alcohol.

Asegúrate de que bebes suficiente agua durante el día. Es muy importante acordarnos de beber un mínimo de dos litros cada día.

Sin duda, saber controlar el estrés es muy importante para llevar una vida correctamente. El estrés nos puede provocar muchos problemas para nuestra piel y para toda nuestra salud en general. No solo estamos hablando de un tema estético, sino también saludable. Si has notado algunas de esos síntomas en tu piel, tómatelo como una señal para cambiar algunos hábitos de tu día a día. Recuerda que la vida solo se vive una vez, y solo tú puedes decidir cómo vivirla.







Share Button

Author: admin

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *